Problema. Correo rechazado por GMAIL

Problema. Correo rechazado por GMAIL

Los señores de Google, recientemente han realizado algún cambio en sus servidores de correo que hace que a los que usamos nuestro propio servidor de correo nos hallan llegado múltiples correos devueltos. Todos los enviados a gmail. Un gran problema para nosotros que además ofrecemos servicio a diferentes empresas. En ellos se nos indica que probablemente estemos enviando correo no deseado y nos acompaña de este mensaje (hemos ocultado con xxxx la dirección ipv6). Hi. This is the qmail-send program at servidor-de-correo-.logqusea.com. I tried to deliver a bounce message to this address, but the bounce bounced! : 2a00:1450:400c:0c03:0000:0000:0000:001b failed after I sent the message. Remote host said: 550-5.7.1 [xxxx:xxxx:xxxx:xxxx::xxxx:xxxx 12] Our system has detected that this 550-5.7.1 message is likely unsolicited mail. To reduce the amount of spam sent 550-5.7.1 to Gmail, this message has been blocked. Please visit 550-5.7.1 http://support.google.com/mail/bin/answer.py?hl=en&answer=188131 for 550 5.7.1 more information. u13si3931364wie.14 – gsmtp Hi. This is the qmail-send program at servidor-de-correo-.logqusea.com. I tried to deliver a bounce message to this address, but the bounce bounced! La solución En nuestro caso, ya teníamos los registros SPF implementados para las direcciones ipv4 de nuestro servidor, pero se ve que Gmail, ahora también las comprueba para las direcciones ipv6. Esto hacía que nos devolviese todo el correo. Únicamente hemos tenido que añadir v=spf1 a mx ip4:X.X.X.X ip6:xxxx:xxxx:xxxx:xxxx::xxxx:xxxx ~all Y todo parece que ha vuelto a la normalidad… aunque hay que mirar en la carpeta SPAM de Gmail por si ha ido allí. También hemos aprovechado para comprobar las DNS inversas, ya que es un detalle importante que también comprueban muchos servidores de correo. Todo sea por...
Registros SPF. Prevención de SPAM

Registros SPF. Prevención de SPAM

Muchas veces nos llega un correo de un supuesto conocido que nada tiene que ver con este, incluso la mayoría de las veces el correo estará escrito en un lenguaje que el contacto que aparece (tipo pepe@aquiestoy.es) desconoce. Esto es una práctica común en el mundo del spam. Para evitar que ocurra esto, desde 2004 el proveedor americano AOL, comenzó a utilizar SPF (originalmente Sender Permitted From pero renombrado al final como Sender Policy Framework). [image align=”center” src=”/wp-content/uploads/2012/11/spf.jpg” width=”512″ height=”361″ alt=”SPF. Esquema de funcionamiento” lightbox=”true”] Esta técnica se basa en identificar, usando los registros de nombres de dominio (DNS), los servidores de correo SMTP autorizados para enviar los mensajes de un dominio determinado. Esto es, publicamos que, por ejemplo el servidor gya.es sólo puede enviar correos desde la IP x.x.x.x. Con esto conseguimos que cuando un servidor de correo recibe un mensaje de xxx@gya.es, puede consultar, siempre que lo tenga implementado, los registros DNS para saber si el correo proviene de una direccion IP de gya.es y no de otra cualquiera que intenta usar fraudulentamente esa dirección. Microsoft, como es habitual ha intentado imponer su propia solución, Caller-ID, para complicar el panorama. Esta solución es muy similar al SPF, salvo en que usa para el almacenamiento de información en los DNS código XML y es propietaria de Microsoft. Cómo se hace Para implementar un registro SFP en nuestro servidor DNS, basta añadir un registro de tipo TXT. Normalmente bastaría con: v=spf1 a mx ip4:X.X.X.X ~all La explicación breve de los comandos es: [list type=”disc”] v= define la versión usada de SPF (versión 1) mx autoriza el enví­o de emails...
No me escribas “nunca jamás”

No me escribas “nunca jamás”

Hoy he recibido un e-mail de mi habitual proveedor de SPAM al que por mucho que le repita que debe comprobar los correos, me ignora y persiste en tenerme informada de cadenas de buena suerte, recaudación de fondos o de apoyos para un  enfermo terminal o me informa de una pobre niña desaparecida. Este mensaje había sido enviado y reenviado y vuelto a reenviar con el consiguiente chorro de direcciones alimentando el SPAM e incluyéndome a mí entre las víctimas de este chorreo interminable. El email hacía referencia a un caso, posiblemente real, de una niña enferma y supuestamente redactado por una tal María José Fernández-Pacheco Gallego, tal y como reza en el texto: «Subdirectora de Enfermería del Hospital General de Ciudad Real». Este tipo de correos suelo borrarlos, pero este me hizo pensar e iba a mandárselo a mis más próximos allegados, cuando me decidí a buscar el contacto de dicha señora. Puse su dirección de correo en Google, y los primeros resultados de la búsqueda hablaban de SPAM. Lo calificaban como un HOAX (un bulo dicho en modo patrio). Desgraciadamente no es un caso aislado, hay muchísimos ejemplos. ¿Qué consecuencias tiene el Spam para nosotros? Dietas y curas milagrosas, métodos para hacerse rico en unos días, sitios pornográficos y hasta la propagación de virus. Todo esto se traduce en un consumo de recursos innecesarios: nuestro tiempo y dinero. ¿Cómo evitarlo? Lo primero de todo es pedirle amablemente a ese amigo que te ha metido en la cadena de destinatarios: ¡NO VUELVAS A MANDARME MENSAJES DE ESTOS! Y ya que estás, puedes sugerirle, también, ¡USA EL CAMPO CCO! Esa...